TransVulcania La Palma – ULTRAlarga…

… ULTRAempinada y ULTRAbonita

transvulcania1

La Palma ya es de sobra conocida en el mundillo internacional de trail running. Entre el gran número de competiciones deportivas que se han establecido en la isla en los últimos años, la TransVulcania se ha convertido en una de las más importantes ultramaratones del mundo. La organización de esta carrera de montaña, que se celebró por primera vez en 2009, cada vez es más profesional, como confirma el aumento constante de las cifras de atletas inscritos. La carrera casi ha llegado al límite de capacidad de participantes. La Palma ha creado un evento que confirma el valor y el carácter de la isla.

Quienes participen saben la energía que transmite correr en un paisaje tan impresionante. Ya hace tiempo que la élite mundial de corredores de trail running se reúne cada año en la isla para puntuar en la clasificación final de la Sky Runner World Series. Entre los corredores estrella se encuentran también este año atletas de todo el mundo, entre ellos el catalán Kilian Jornet Burgada y la sueca Emelie Forsberg (ganadores de la edición de 2013), Anna Heather Frost de Nueva Zelanda y Dakota Jones de EE. UU. (vencedores en 2012), Timothy Olson, Alberto Hernando, Sage Canady y el mejor trail runner alemán Philip Reiter, por mencionar a unos pocos.

Estos atletas de élite tienen entrenadores personales, nutricionistas y fisioterapeutas. Se ganan la vida corriendo. Pero tambiénmerecen el mismo respeto, si no más, aquellos que compaginan su entrenamiento con la vida laboral y una alimentación equilibrada. Tal vez ellos no logren salvar las distancias de la carrera en menos de siete horas, pero el reto, a nivel mental, es el mismo. También el sacrificio y la pregunta: “¿Por qué estoy haciendo esto?” son iguales. Todos los que acaben la carrera, verán recompensados sus esfuerzos con un cóctel de emociones que durará semanas.
Si en el año 2009 la carrera contaba con apenas 400 deportistas que se enfrentaron a un reto extremo, en la actualidad son 2000 participantes. El número máximo de corredores se alcanzó ya en enero de este año y las plazas están agotadas para la Trans- Vulcania.

En esta edición, además de la media maratón y de la ultramaratón, en la TransVulcania también habrá por primera vez una maratón de 44,3 km así como un kilómetro vertical. Este último inaugura los acontecimientos de la carrera dos días antes de que se celebre la ultramaratón. Como su nombre indica, en ella hay que salvar en el menor tiempo posible el mayor desnivel de la carrera. Desde la playa de Tazacorte hasta la Torre del Time son solo 6,6 km, pero la diferencia de altitud es de 1160 metros y los corredores podrán puntuar también aquí para el Sky Runner.
La maratón dará comienzo en el Refugio El Pilar y desde allí bordeará el cráter de la Caldera de Taburiente hasta el Roque
de los Muchachos y de ahí hasta la meta en el Puerto de Tazacorte.

Los participantes en la TransVulcania tendrán que levantarse en mitad de la noche, para poder desayunar tranquilamente y desplazarse hasta el faro de Fuencaliente, en donde a las seis de la mañana se oirá el pistoletazo de salida. El recorrido de la carrera se corresponde con los dos senderos de gran recorrido de la isla, el GR 130 y el GR 131. Además, el recorrido apenas pasa por zonas poblada, descontando la zona de Fuencaliente (Los Canarios), el Puerto de Tazacorte y la zona de la meta en el municipio de Los Llanos de Aridane.

Provistos con linternas frontales, la enorme multitud de corredores enfila el estrecho sendero en la oscuridad que se encuentra tras la línea de salida. Desde la distancia las innumerables linternas frontales forman un largo cordón que parece un resplandeciente hilo de perlas. A lo largo de 18 km subirán, atravesando el municipio de Fuencaliente y continuarán hasta las cumbres de Las Deseadas, mientras sale el sol, iluminando suavemente con su cálida luz los volcanes de la isla. Sin duda, una mañana inolvidable en el techo de la isla, con unas amplias vistas sobre las islas vecinas. Después de alcanzar Las Deseadas continúa la carrera hasta el Refugio El Pilar, la meta de la media maratón y punto medio de la competición, a 26,8 km. Los corredores pueden oír al público que se
reúne aquí desde varios kilómetros de distancia.
Después de recuperar fuerzas en el punto de avituallamiento continúa el largo camino hasta el punto más alto de la isla, el Roque de los Muchachos. Aquellos atletas que lleguen hasta aquí habrán superado 57,8 km del total de 83,3 km de la carrera y habrán atravesado un paisaje sensacional que será difícil de olvidar. Desde este punto, el recorrido comienza a descender a través de la sombra del pinar hasta la Torre del Time y desde ahí hasta el mar, en Tazacorte. El descenso por el empinado terreno, a menudo pedregoso, es muy duro para las piernas, los músculos empiezan a quejarse. En la playa de Tazacorte, el público da la bienvenida a los corredores, de vuelta a la civilización, y les anima, contagiándoles su energía, motivándolos para el último ascenso hasta la meta en Los Llanos de Aridane.

La primera ultramaratón de la TransVulcania se celebró el 27 de julio de 2009. En pleno verano y, como quisiera el destino, poco antes de la carrera llegó la calima a la isla, de modo que las temperaturas ascendieron a casi 30ºC la noche anterior. A pesar de las condiciones extremadamente difíciles, el mejor atleta de la carrera, Salvador Calvo, alcanzó la meta en casi 9 horas justas